A mi aire 195: Amor cubano y terror peruano (3 de marzo, 2017)

Hola amigos, bienvenidos a este podcast del 3 de marzo. Todavía no es primavera, pero se acerca. En español se dice “la primavera, la sangre altera” y alude [1] a los cambios de esta época, a los cambios en el comportamiento de los animales y, sobre todo, de las personas. Nosotros nos enamoramos, nos sentimos más contentos, se nos despierta la sensualidad. Hoy os voy a contar una historia de amor en honor al principio del mes de marzo. Es la historia de una pareja cubana. Después, para los menos románticos, una leyenda peruana de terror sobre un personaje mitológico. Terminaré el podcast con unas palabras sobre un proyecto muy bonito de Marca Perú.

***

“Te quiero, te quiero mucho” ¿Cuántas veces lo decís? ¿cuántas veces os lo han dicho? Espero que no sólo en San Valentín lo hayáis dicho y lo hayáis oído. Del amor no nos tenemos que olvidar nunca, tenemos que demostrarlo con palabras y con hechos. No, amigos, del amor no nos tenemos que olvidar porque es una de las cosas más bonitas que hay en la vida. Hoy os voy a contar una historia de amor. Es que hace poco estuve en una conferencia sobre Cuba en la Volkshaus de Zúrich. Tobías Hauser nos presentó el país, nos llevó por la isla de la mano presentándonos a la gente que ha conocido por el camino. Fue una charla [2] estupenda. Impresionante la isla y su gente. A mí me encantó. Bueno, pues Tobías nos contó una historia de amor.

20170303 sp cubaAvelino y su mujer tenían más de ochenta años cuando Tobías los conoció. Ella iba en su silla de ruedas [3] sobre un carro tirado por mulas [4]. Avelino lo conducía. Iban a ver a un hijo suyo, a visitarlo. Pocos coches encuentras por el norte de Cuba, la gente se mueve en bicicleta, a caballo o en carros como el de este matrimonio. Las reliquias [5] americanas, esos coches enormes que asociamos automáticamente con la isla, se encuentran en La Habana y en los lugares turísticos. La gente normal que vive en pueblos, no tiene coche. Pues como os decía, Avelino iba con su mujer de visita y nuestro amigo Tobías se interesó por la vida de esta pareja. Un par de años después les hacía una entrevista, los señores tenían ya 90 años. Estos ancianos viven en el campo a 50 kilómetros del mar, pero ella no lo ha visto nunca. Bueno, mentira [6], lo ha visto desde la montaña donde trabajaba con su padre cuando era pequeña. Es muy gracioso cómo reacciona a la pregunta de Hauser. ¿El mar?-.- Sí, Rosaria, el mar, ¿has estado alguna vez en el mar?-.- ¿Qué? ¿el mar?- Vuelve a preguntar ella confundida. De repente se le enciede una lucecita [7]. -¡Ah! ¡El mar! Sí, lo vi una vez de lejos. Uuuy, cuando subía a aquella montaña con mi padre...- Viviendo a 50 kilómetros de allí, Rosaria nunca ha estado en la playa. La pareja vive en medio del campo en una casa muy sencilla. Hace poco tiempo que tienen agua corriente [8] y electricidad.

Rosaria y Avelino tienen nueve hijos, pero lo especial es que los han tenido en siete años. ¿Cómo es posible? Os preguntaréis. Eso mismo nos preguntamos todos en aquella sala del Volkshaus mirado a la pareja. Pues fijaros, Rosaria ha tenido cuatro veces mellizos [9], y entre medias una niña. - ¿Cómo lo habéis hecho? ¿Cómo es posible tener 4 veces mellizos, y en tan poco tiempo? - Les preguntó Tobías. - Este, haciéndose el gracioso [10]-, dijo la mujer con una sonrisa. – ¡Jugando!- añadió Avelino y se empezaron a reír. Sí, amigos, jugando se pueden tener tantos mellizos. Muy fácil, ¿verdad? Pero lo más bonito fue verlos juntos. Esta pareja, a sus 90 años, se abraza sin complejos ante la cámara, se demuestra cariño, hay complicidad en sus miradas. Tobías le pregunta a ella: ¿Lo quieres? ¿Quieres a Avelino?-. -¡Pues claro!- Contesta Rosario sin dudar un segundo, y le da un beso a su esposo. Llevan más de 50 años juntos y se siguen queriendo. ¿Cómo lo hacen, amigos? ¿Cuál es el secreto del amor eterno? Viven en una casa en medio del campo en condiciones muy sencillas, no tienen posibilidad de viajar, ni siquiera para ir al mar. Viven el uno con el otro y no se cansan de estar juntos. Maravilloso, ¿no?

Hace poco leí en un cómic este diálogo entre una señora viuda y una amiga más joven: ¿Cómo es que [11] estuviste tanto tiempo con tu esposo?-.- Es que antes, cuando algo se estropeaba, lo arreglábamos antes de tirarlo a la basura-.
Me dio que pensar [12].

***

¿Os gustan las historias de miedo? A mí no mucho, la verdad; pero esta historia que os voy a contar es muy curiosa, es una historia del Amazonas peruano muy especial.
El Chullachaqui es un duende [13] con orejas puntiagudas [14] y nariz grande, tiene una gran barriga sin ombligo, un pie humano y un pie de animal, se dice que de cabra. El duende mira como un niño, pero tiene aspecto de anciano. Mide un metro cincuenta. Chullachaqui es una palabra quechua. Chulla significa diferente, desigual, asimétrico. Chaqui pie. Este personaje mitológico dicen que existe de verdad en la selva alta del Perú, por Tarapoto. Tarapoto es una ciudad turística que está al noreste del país. Se dice que es la ciudad amazónica más grande después de Pucallpa e Iquitos. Se han recogido testimonios de gente de Tarapoto que vio al Chullachaqui y yo he visto el documental, por eso os hablo del tema.

20170303 Sp La selvaCuatro testimonios de cuatro hombres. Uno dice: - Sí, yo lo vi. El duende mira feo, tiene boca rara y es de color tierra-. Otro afirma: En medio de la selva alta se celebra la fiesta del Chullachaqui, es una fiesta diabólica. Un día, cuando iba al bosque a por madera [15], vi a los duendes bailando, con tambores y fuego -. El tercer testimonio es el de un guardián peruano del bosque. Este dice que se siente la presencia del Chullachaqui los días del solsticio de invierno y de verano, el 24 de diciembre y el 24 de junio. Sin embargo, también hay gente que invoca [16] a los duendes en otras épocas del año. Por la noche hacen un fuego en medio de la selva. Llevan dulces para los Chullachaquis (al parecer hay varios), les llaman con un ritual; entonces, empieza a soplar el viento, las hojas de los árboles se mueven, todo el mundo calla, es mágico, las hojas bailan, el viento silba... Se siente miedo y emoción a la vez. Los duendes vienen... Bua, ¡qué miedo me da sólo contarlo!

Al parecer un policía que lucha contra el narcotráfico en esta parte de la Amazonía también vio al Chullachaqui. Lo vio una noche mientras hacía guadia. Se asustó mucho al verlo, pero el duende no lo atacó [17]. Él fumaba, se le cayó el cigarrillo al suelo y el duende lo recogió y se fue, ya está, se fue.

¿Cuánta verdad hay en estas historias? ¿Existe el Chullachaqui? ¿Es bueno o es malo? Yo he leído que es un personaje mitológico que juega con los niños, pero también dice la tradición popular que el duende engaña [18] a los visitantes y a las personas locales. Dicen que el Chullachaqui hace desaparecer a la gente. De hecho también lo llaman el demonio de la jungla. Ay, ¿vosotros creéis en los duendes? Yo sólo creo que existen los duendes buenos, quizás porque soy una miedica [19] y no quiero pensar que también hay malos.

***

Bueno, amigos, ya llegamos al final de este podcast. Pero antes de terminar unas palabras sobre un proyecto de "Marca Perú". Al norte de Tarapoto hay una ciudad que se llama Loreto. En Italia también hay un lugar con ese nombre. Bueno, pues "Marca Perú” ha querido unir la cultura peruana con la europea en un proyecto muy simpático. Los habitantes del Loreto peruano visitaron a los del Loreto italiano con su artesanía. Se presentaron sus costumbres mutuamente, hubo un intercambio cultural, las personas se conocieron. Ahora a estas dos ciudades tocayas [20] les une más que el nombre, también les une el cariño de la gente. A mí me encantó conocer de primera mano esta iniciativa de Marca Perú y por eso os lo cuento. Creo que está en proyecto seguir organizando encuentros entre ciudades con el mismo nombre.

Ahora ya sí, ahora ya me despido. Os espero el 17 de marzo en podclub.ch o vía app para hablaros de Pilot, un traductor inteligente muy curioso. Mientras tanto podéis aprender las nuevas palabras de esta emisión con el entrenador del vocabulario y ver fotos en Instagram con #amiaire y #podclubalicia.
Un abrazo, amigos, y que os vaya muy bien.




[1] aludir: hacer referencia, tener relación con algo
[2] una charla: una conferencia, una exposición larga de un tema
[3] (la) silla de ruedas: silla en la que se sientan las personas que no pueden andar, que tienen problemas en las piernas
[4] (la) mula: un animal hijo de un caballo y una burra
[5] reliquia: cosa vieja, antigua
[6] mentira: cosa que no es verdad
[7] encenderse una lucecita: tener una idea, saber de que se trata
[8] tener agua corriente: tener agua para la casa, para el uso diario
[9] mellizos: niños que nacen en el mismo parto
[10] haciéndose el gracioso: actuando con chiste, con gracia, con humor
[11] ¿cómo es que...?: ¿cuál es la razón, el motivo? ¿por qué?
[12] dar que pensar: hacer pensar, reflexionar
[13] (el) duende: espíritu o personaje fantástico; es como un elfo o un gnomo
[14] puntiagudo: que tiene aguda la punta, muy afilada
[15] a por madera: a buscar leña, a buscar la parte sólida de los árboles
[16] invocar: llamar a alguien en forma de ritual
[17] atacar: agredir; ir contra alguien de forma dura, con violencia
[18] engañar: hacer creer a alguien que algo falso es verdadero
[19] ser un/a miedica: ser una persona que tiene miedo de muchas cosas
[20] tocaya/o: personas o lugares con el mismo nombre son tocayas

KOMMENTARE ANZEIGEN  

Nirvana 05-03-2017 23:08
También en Suiza hay un lugar. que se llama Loreto, es un
barrio de Lugano