A mi aire 175: Bruno Stefanini, sótanos, un hondureño en Zúrich (24 de marzo, 2016)

Hola amigos, bienvenidos a este nuevo podcast del 24 de marzo. Hoy es Jueves Santo, tenemos cuatro días libres por delante. ¿Tenéis planes? ¿Os vais a algún sitio? Yo me voy a caminar, queremos hacer una excursión de tres días con la mochila a la espalda y durmiendo en refugios. ¡Me apetece mucho! Ya os hablaré de esto el próximo día. Hoy nos vamos a meter en un mundo muy curioso, en el mundo de Bruno Stefanini, un personaje especial y muy conocido de la ciudad de Winterthur. Después hablaré de sótanos [1] y terminaré el podcast llevándoos a Honduras con Gustavo.

***

20160324 Sp tanque¡Un tanque [2]! Le regalaron un tanque. ¿Os podéis imaginar que os regalen a vosotros un tanque? ¿qué haríais con él? ¡Uy! ¡Yo ni idea! [3] Bueno, no lo aceptaría. - No, no, muchas gracias, prefiero unas flores. Con una margarita me conformo, me encantan las margaritas-, diría al encantador dueño del tanque que con tanto cariño me regalara la joya militar. Es que los tanques me producen rechazo, no me gustan. El tanque simboliza guerra, ¿no se utiliza para eso? ¿para luchar? Si al final el hombre insistiera y yo me quedara el tanque, lo aparcaría delante de mi casa y lo pintaría. De rosa seguro que no, porque odio el color rosa; pero utilizaría el rojo, el naranja, el amarillo… pintaría el tanque con colores cálidos y vivos y dentro… expondría retratos de gente normal, de personas pensando, hablando, riendo y sonriendo. Bueno, no sé si dentro de un tanque hay sitio para exponer algo, la verdad es que no he entrado nunca en un tanque. Si hubiera sitio para exponer dentro de un tanque, quizás sí que aceptaría el regalo. Estoy cambiando de opinión, amigos, ¿os dais cuenta? Es que la idea de pintarlo y exponer dentro… sí que me atrae [4].
¿Pues sabéis a quién le regalaron un tanque? A Bruno Stefanini. Él lo aceptó encantado y lo guardó en su sótano. Este hombre de Winterthur con raíces italianas es todo un personaje [5] en su ciudad, por todas partes hay edificios suyos sin renovar. La gente lo conoce como un gran coleccionista de muebles, objetos históricos, curiosidades y obras de arte. El multimillonario construyó un gran sótano debajo de su casa para guardar su colección. Ahí también guardó su tanque, pero no lo pintó como hubiera hecho yo, no. El tanque está ahí tal cual, tal y como [6] se lo regalaron. Pero este hombre no enseña sus cosas, “solamente las guarda para las generaciones futuras”, dice. Él piensa que la gente no entiende sus visiones. Bueno, ahora Bruno Stefanini es muy mayor, nació en el 1924 y creo que tiene demencia.
La primera vez que oí hablar de Stefanini fue hace dos semanas. Miguel García ha escrito un libro sobre él y fui a la presentación. Me interesaba saber quién era el hombre que produce sentimientos ambivalentes de amor y odio por esa ciudad de Winterthur. Todo el mundo sabe quién es Stefanini. Con sus 92 años no ha podido ayudar mucho a Miguel a escribir su biografía, sin embargo el joven García ha hecho un trabajo estupendo de investigación por bibliotecas y archivos, ha entrevistado a conocidos y familiares de Stefanini y ha conseguido publicar un libro muy interesante del curioso personaje. En la presentación del libro Miguel nos habló de lo que le atrajo de Stefanini. El primer punto es el patriotismo: Los dos hombres son hijos de emigrantes, pero se sienten suizos al 100%. En segundo lugar a Miguel le llamó la atención Bruno Stefanini, además de por ser un hombre tan culto, emprendedor [7] y curioso, por ser extremo. Es que era simpático y tacaño [8], juerguista [9], pero muy celoso de sus cosas. Miguel ha podido escuchar seis versiones diferentes de una misma historia. Stefanini es una leyenda viva en la ciudad de Winterthur. Para el escritor la biografía ha sido todo un reto [10] y está muy contento con su libro. ¿Sabéis lo que es una pena? Pues que el proyecto de hacer un museo no se llevara a cabo [11], ¡sería muy interesante el ver todo lo que tiene Bruno en ese sótano de debajo de su casa!

***

20160324 Sp libro sobre StefaniniYo no tengo nada especial en mi sótano, no soy como Stefanini. Bueno, es que el sótano de este hombre tiene varias plantas y hoy en día tiene un valor de 50 millones de francos. Así que, ¡imaginaros lo grande que es! Mi sótano, en cambio, es pequeño, es un trastero [12]. Ahí tengo las cosas que no necesito, por ejemplo maletas, mochilas, el saco de dormir, la ropa de verano en invierno y la de invierno en verano. En mi sótano también tengo vino y libros. A veces pienso que en el peor de los casos [13] podría vivir en el sótano. Volvería a sacar los libros de mis estudios y los leería otra vez con curiosidad. Lo único que me faltaría sería la luz.
Al llegar a Suiza me llamó mucho la atención el sótano de mis ahora exsuegros. Tenía unas paredes muy gordas de cemento, parecía un refugio para la guerra. Y de hecho me lo corroboraron [14], me dijeron: - el sótano es un refugio por si hay guerra, Alicia, estamos preparados para un ataque nuclear-. Yo no me lo podía creer, en un país tan neutro como Suiza, los sótanos estaban preparados para ataques nucleares. Después descubrí más cosas, resulta que muchas montañitas de por aquí están huecas [15] por dentro y llenas de tanques y armas. Hay muchos refugios militares en las montañas. Los suizos están realmente muy preparados para la guerra. Entonces pensé en la máxima latina: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”.
Mi sótano es de madera y se puede abrir de una patada [16]. No es seguro, pero me da igual. Prefiero tener una puerta de madera que una de cemento; así no pienso en la guerra, ni en protegerme por si me tiran una bomba nuclear; así sólo pienso en el día a día. Claro que… un trastero así tiene sus desventajas. El año pasado unos chicos robaron en el sótano de mi vecina. Rompieron la puerta de madera, abrieron la nevera que Manuela tiene allí dentro y le quitaron las cervezas y las salchichas que tenía guardadas. Los ladronzuelos [17] se fueron cargados de cervezas, Cervolas y Bratwurst. ¡Imaginaros el banquete que se dieron a la salud de Manuela!

***

- ¡Catracho! ¿Dónde estás? ¡Sal! ¡Ábreme la puerta! - Oí esos gritos en la calle y
salí al balcón. Entonces vi a un chaval jovencito de pelo largo y moreno que tenía barba y bigote de cuatro días, llevaba ropa informal. Era guapo, el chico. – ¿A quién buscas? – le pregunté. - Al catracho, a Gustavo -, me contestó, - vive en el piso de arriba -. - ¿Ah sí? ¿Tengo vecino nuevo? -. El chico se rió, - ¿no conoces a tus vecinos? -. – Estoy poco en casa, ¿sabes? -.- Oye, ¿me abres la puerta? Yo creo que Gustavo no me oye, igual [18] está en la ducha -. Abrí a aquel chaval tan majo [19], subimos juntos al piso de arriba y llamamos varias veces a la puerta. Entonces nos abrió un chico medio dormido. - Tom, tío, estaba durmiendo -.- ¿Ahora durmiendo? ¡Si son las siete, Gustavo! -. Nuestro catracho es de Honduras. Vive aquí desde hace tres meses y yo no me había dado ni cuenta [20]. El caso es que ahora, me lo encuentro en la escalera o en el cuarto de lavar un día sí y un día no. No sé si Gustavo lo hace aposta [21], pero me lo encuentro a diario. La verdad es que me encantan estos encuentros, Gustavo es muy simpático: charlamos, me cuenta su vida y cada vez sé más cosas de Honduras.

Lo primero que le pregunté es qué significa catracho. No había oído esa palabra en mi vida [22]. Entonces me contó que significa hondureño. Catracho es un término que se empezó a usar a mediados del siglo XIX, cuando el general Florencio Xatruch volvía con sus soldados después de una batalla contra los estadounidenses. Es que los nicaragüenses les saludaban a los soldados llamándolos ”catruches” al principio y “catrachos” al final. Este nombre se extendió por todo el país. Por cierto, la batalla contra William Walker fue importante porque los estadounidenses querían tomar posesión [23] de toda Centroamérica. Así que el saludo de los nicaragüenses a los hondureños era cariñoso. Luchaban para apoyarse [24] mutuamente, para conservar su independencia. Algo que consiguieron. Yo me alegro mucho de que Nicaragua sea Nicaragua y Honduras Honduras, que Centroamérica esté compuesto de países independientes, es importante para su identidad. Honduras en un país muy pobre eso es verdad, es uno de los países con mayor desigualdad en América Latina. Pero bueno, es un país independiente y no está dominado por nadie.

A Gustavo le gusta mucho su país, pero la situación allí es muy difícil y está contento de haber venido a casa de su amigo. Ahora él quiere encontrar un trabajo, pero primero tiene que aprender alemán. Necesita un nivel A2 para encontrar un trabajo, aunque sea en limpieza. Gustavo es historiador, pero como historiador… ¡vaya! lo tiene muy difícil en Suiza. No creo que encuentre un trabajo en su campo.

Por cierto, me ha contado que el turismo es un gran ingreso para el país. Las playas de Honduras se consideran las mejores de Centroamérica y me ha dicho lo que promueve el Instituto Hondureño de Turismo para esta Semana Santa. Promueve selfis o autofotos. Si vais a un lugar turístico de Honduras, os podéis hacer un selfi o una buena foto con una cámara y colgarla en las redes sociales del Instituto Hondureño de Turismo. Entonces se elegirá la mejor foto. Así que, ¡ya lo sabéis! Os deseo mucha suerte si vais a un lugar turístico de Honduras y participáis en el concurso.

***

Bueno, y así llegamos al final de este podcast. Os espero el 8 de abril en la página web www.podclub.ch o vía app. Entonces continuaremos hablando de Honduras y naturalmente os hablaré de los tres días de excursión que tengo por delante. Mientras tanto podéis aprender las palabras nuevas de este episodio con el entrenador de vocabulario.

Amigos, os deseo buena Pascua en el mar o en la montaña, en casa o con amigos. ¡Os deseo buena Pascua hagáis lo que hagáis! ¡Hasta pronto!


[1] (el) sótano: la habitación que está debajo del nivel de la calle, debajo el entresuelo. Aquí se guardan las cosas que no se necesitan
[2] (el) tanque: carro de combate, se utiliza en las batallas, en las guerras
[3] ¡ni idea!: no lo sé
[4] atraer: llamar la atención, seducir, gustar
[5] ser todo un personaje: ser una persona exótica, especial, curiosa
[6] tal y como: tal cual, igual, de la forma exacta
[7] emprendedor: una persona que tiene iniciativa y hace cosas innovadoras, que lleva a cabo proyectos
[8] tacaño: persona que guarda su dinero con avaricia; lo contrario de generoso
[9] juerguista: una persona que le gustan las fiestas, divertirse y salir de marcha con sus amigos
[10] ser todo un reto: ser un objetivo difícil e interesante completo
[11] llevarse a cabo: realizarse, hacerse
[12] (el) trastero: lugar donde se guardan las cosas que no se necesitan, los “trastos“
[13] en el peor de los casos: en la situación más mala
[14] corroborar: dar razón a lo dicho
[15] estar hueco: estar vacío, no haber nada
[16] una patada: un golpe fuerte con el pie
[17] (el) ladronzuelo: el ladrón que no hace algo demasiado grave
[18] igual: quizás, tal vez, a lo mejor
[19] (el) chaval tan majo: el chico tan simpático y agradable
[20] no darse ni cuenta: no enterarse, no saberlo
[21] hacer algo aposta: hacer algo queriendo, con una intención
[22] en mi vida: nunca
[23] tomar posesión: conquistar, ganar
[24] apoyarse: ayudarse