A mi aire 173: Coche nuevo, Panamá, arte en Berlín (26 de febrero, 2016)

20160226 Sp Glarus2Hola amigos, bienvenidos a este nuevo podcast del 26 de febrero. ¿No es maravillosa esta estación del invierno? Soy una enamorada de la nieve, de las excursiones con las raquetas de nieve, del esquí e incluso del trineo [1]. Hoy os voy a hablar de cómo he podido ir hasta el cantón de Glarus y de la excursión que hice por allí con las raquetas. Después seguiremos viajando e iremos al continente americano, en Panamá han estado dos amigos míos y os voy a hablar de sus experiencias por allí. Terminaré el podcast con algo conmovedor, con la historia de unos cuadros. ¿Preparados para escuchar? ¡Pues vamos!

***

La vida es un viaje - Das el primer paso y el resto va apareciendo [2] a medida que [3] avanzas. Esta frase la escuché una vez y se me quedó grabada. Yo voy viajando por mi día a día como una extraña a veces, confiada y segura otras, pero lo que es seguro es que mi vida es un viaje. Voy conociendo personas, escuchando historias, viviendo experiencias. 20160226 Sp cocheMe llevan a lugares diferentes, a la montaña, a un pueblito detrás del río, a otra ciudad... y siempre lo disfruto. Viajar es conocer sitios nuevos, pero también recordar los sitios conocidos ¿no? Pues chicos… ¡me he comprado un coche! Un coche para viajar. ¿No es la vida un viaje? Sí, sí, ya lo sé, un coche tiene sus pros y sus contras, seguro que alguno de vosotros se echará las manos a la cabeza [4] y dirá: - ¡Oh no, Alicia! Tú que ibas a todas partes en bicicleta y en autobús. ¡Tú que eras tan ecológica! -. Pero seguro que también entre vosotros tengo gente que piensa: - Muy bien, Alicia, ya era hora de estar motorizada [5] -. ¿O no? A ver, decidme la verdad, ¿qué pensáis? Bueno, el caso es que… como la vida es un viaje, he decidido hacerme independiente de verdad. No quiero que otros me lleven a sitios diferentes, sino que quiero ir yo solita en mi coche, como una persona independiente y adulta. Ya, ya, ya lo sé: Existe el transporte público. La gente que está en contra de los coches no entenderá nunca mi decisión. Pero es que … ¡ay amigos!, intentad poneros en mi situación, llevo 3 años sin coche y, por mucho esfuerzo que he hecho [6] para acostumbrarme a no tenerlo, no lo he conseguido... Nos íbamos de excursión y solamente para llegar al punto de partida necesitabas a veces hasta dos horas. Ahora me siento en el coche y en una hora estoy allí.

Por ejemplo, nada más comprarme el Renault Clio azul metalizado, de cinco puertas, con ruedas de invierno y de verano, aire acondicionado… ¡tan bonito! Nada más comprarme el cochecito quise hacerle kilómetros y rodar [7], por eso me fui con dos amigos al cantón de Glarus. La idea era ir 20160226 Sp aludotra vez al Garichtisee, ya os hablé una vez de aquella excursión, pero resulta que la carretera, la carretera hasta el teleférico, tenía tanto hielo, que era obligatorio poner cadenas [8]… ¡Ay sí! El coche era nuevo y en comprarme cadenas todavía no había pensado, así que tuvimos que cambiar los planes. Menos mal que mis compañeros son dos buenos montañeros y mirando un mapa encuentran alternativas. Nos fuimos a Luchsingen y de ahí a otro lago, al Oberblegisee. También súper práctico con el coche, solamente tuvimos que dar la vuelta y en 20 minutos estábamos al pie del teleférico. Bueno, pues os cuento que hicimos una ruta preciosa con las raquetas de nieve. ¡Ah! ¿Y sabéis lo que vimos? Vimos caer tres aludes [9]. Sí, arriba, cuando estábamos en el lago helado, vimos como caía nieve de una montaña alta cortada y espectacular, fue un espectáculo maravilloso. Estábamos solos, pero no nos podía pasar nada, la avalancha [10] estaba lejos, a bastante distancia de nosotros, igual que la segunda y la tercera avalancha que vimos. El ruido de la nieve al caer era impresionante. Me parecía estar en el paraíso. Cuando iniciamos el camino de vuelta, entonces, ¡ay, entonces!, entonces sí que vimos una avalancha en nuestro camino, pero era una avalancha que ya había caído. Anduvimos por encima. ¡Qué sensación! Tú solo con la naturaleza, siendo consciente de lo que podría pasar. Yo sentía una mezcla de nervios y alegría indescriptible. Aquel día yo di gracias de que no nos hubiera pasado nada. Me di cuenta de lo peligrosa que puede ser una montaña y lo inconsciente que se es a veces. Yo creo que si hubiéramos hecho la misma excursión la semana anterior, nos podría haber pillado [11] a nosotros el alud, podríamos haber tenido problemas y no sé si ahora estaría yo aquí tan contenta contándoos historias…

En fin, chicos, que mucho cuidado con la montaña, que puede dar sustos. Pero atención ¿eh? No dejéis de ir, solamente hay que tener cuidado. El espectáculo que nos ofrece la naturaleza es simplemente fantástico. Yo recordaré esa excursión como algo mágico.

***

De nuevo un viaje…pero ahora otro, a otro continente. Rascacielos [12], edificios modernos, comida americana, pero también un casco antiguo colonial, casas bajitas e indios por las calles. ¿Sabéis de qué ciudad os hablo? Otra pista: tiene un canal que une el Océano Pacífico con el Océano Atlántico. Uy, qué fácil ahora, ¿no? Ya está claro para todos. Sí, os hablo de la ciudad de Panamá. Sobre el canal os hablé en el podcast 124 [13]: es que en el 2014 el canal de Panamá cumplió 100 años.

Bueno, pues dos amigos míos han estado durante 4 semanas en Panamá, dos amigos míos que no se conocen entre sí, dos amigos míos con sus respectivas parejas y los dos me han contado cosas parecidas, pero también completamente diferentes sobre el país. Los dos están de acuerdo en que Panamá es un país auténtico, no hay nada que ver en especial y eso lo hace único. No hay mucho turismo y se viaja muy bien. Hans me dijo que en la ciudad de Panamá hay muchos rascacielos, edificios muy modernos y bastantes extranjeros. - ¿Y la comida qué tal es?- le pregunté. - Americana- me contestó. - Eso es lo peor. No saben hacer pescado ni cocinar bien las verduras ¿sabes? -. En cambio, a Valentín le gustó la comida. Él me habló sobre todo de los indígenas. Me contó una historia curiosa, oíd: - Llegamos a una playa preciosa, hacía mucho calor y en el agua había un montón de mujeres con sus hijos, pero las mujeres estaban completamente vestidas dentro del agua. Los hombres las miraban desde fuera y nos miraron a nosotros al llegar. No nos atrevimos [14] a ponernos nuestro bañador, bueno Laura no se atrevió. Ella se negó en rotundo [15] a ponerse el bikini y meterse con las mujeres vestidas en el agua. La escena que vivimos era demasiado íntima. No sabemos si los indígenas estaban bañándose como lo podemos hacer nosotros en la bañera de nuestra casa. Creemos que sí. De hecho los indígenas no huelen mal, son muy limpios. Los que huelen mal son los turistas, ellos, sí -. En este punto de la historia me tuve que reír, es que los europeos sudamos [16] mucho con el calor y, claro, no estamos acostumbrados a esas temperaturas tropicales.

Después de esta historia mis amigos continuaron hasta Guna Yala, el archipiélago de San Blas. Guna Yala significa Tierra o Montaña Guna. Aquí viven los indios gunas. ¿Sabéis cuántas islas tiene esa zona? A me sorprendió el número: ¡365 islas! Hay tantas islas como días tiene el año, pero sólo 80 están habitadas. Tanto Valentín, como Hans eligieron aquel paraíso para pasar sus vacaciones, pero naturalmente no se conocieron. Hubiera sido una grandísima casualidad coincidir en una de esas 365 islas, ¿os imagináis? No, no. Mirad, Hans y Monika estuvieron 3 días en una de las islas y pagaron 75 balboas, como 75 dólares, por 3 días. En ese precio estaba incluido desayuno, almuerzo, cena y un tour. No está mal, ¿verdad? Valentín y Laura, sin embargo, fueron con un guía hasta Guaridú, allí había muy poca gente, convivieron con los indios gunas una semana. Realmente no hicieron nada especial más que [17] descansar. Las fotos de mis amigos son espectaculares, el agua transparente, la playa de arena blanca y sobre todo me dio envidia esa tranquilidad, no había casi nadie por allí. ¡Qué bonitas esas vacaciones de naturaleza y paz!

****

Algún día iré a Latinoamérica, sí, algún día lo conseguiré. Pero ahora os voy a hablar de unos cuadros, de otra cosa completamente diferente. Cuando uno ve un cuadro se puede emocionar, ¿verdad? Pero cuando se conoce la historia que hay detrás de la pintura, cuando uno es consciente de todo lo que ha pasado la obra, es incluso más emocionante. Ahora hay en Berlín una exposición única porque se pueden ver los cuadros de los prisioneros [18] judíos que murieron en el Holocausto.
El médico checo Pavel Fantl hizo 80 dibujos en el campo de concentración nazi de Theresienstadt. Reflejó el horror, el infierno de esos días y pudo enviar sus dibujos al exterior gracias a unos guardias. En el 1942 Pavel tenía 39 años y murió antes de terminar la Segunda Guerra Mundial. Como él otros prisioneros que dibujaban consiguieron salvar sus obras. La niña de ocho años Nelly Toll plasmó [19] sus sueños de libertad, era una niña judía que tuvo suerte y se salvó.

Cada cuadro de la exposición tiene una historia, cada uno una triste firma. Todos los dibujos se pueden ver en la muestra “Arte del Holocausto” hasta el 3 de abril. Gracias a estas obras sus pintores judíos siguen vivos y nos pueden ayudar a concienciarnos de algo que nunca hubiera tenido que ocurrir. La memoria no se puede borrar, hay que tenerla presente para no cometer los mismos errores. Cada uno de los cien cuadros nos hace reflexionar. ¡Me encantaría ir a Berlín antes del 3 de abril!

***

Bueno, y así llegamos al final de este podcast. Con gusto me podéis decir lo que pensáis sobre tener un coche o no tenerlo, cuáles son los pros y los contras. Y además me podéis seguir escribiendo comentarios sobre vuestros viajes o experiencias, que siempre es un placer leer vuestras líneas.

El próximo día os hablaré de un santero que vive aquí en Zúrich, de un hombre muy interesante colombiano que conocí una noche muy extraña. Así que os espero el 11 de marzo en página web www.podclub.ch o vía app. Mientras tanto podéis practicar con el entrenador de vocabulario para aprender las palabras nuevas. Hasta entonces, cuidaros y que os vaya muy bien.


[1] (el) trineo: es un vehículo para deslizarse por la nieve; hay trineos de plástico y de madera, con ellos puedes bajar por pistas cubiertas de nieve
[2] ir apareciendo: presentarse despacito
[3] a medida que: al mismo tiempo que, al paso que
[4] echarse las manos a la cabeza: cuando uno se asusta o se sorprende enormemente por algo, se echa las manos a la cabeza, se pone las manos en la cabeza
[5] estar motorizado: tener un vehículo para moverse de un lugar a otro
[6] por mucho esfuerzo que he hecho: aunque lo he intentado mucho, aunque me he esforzado
[7] rodar: mover el coche
[8] (las) cadenas: se ponen en las ruedas de los coches para ir por una carretera que tiene nieve o hielo
[9] (el) alud: gran masa de nieve que cae desde arriba con fuerza
[10] (la) avalancha: alud, la caída de nieve desde arriba
[11] pillar: alcanzar, coger, atropellar
[12] (el) rascacielos: un edificio muy muy alto y con muchos pisos
[13] podcast 124
[14] atreverse: tener el valor, el coraje, el ánimo de hacer algo
[15] negarse en rotundo: decir que no con determinación
[16] sudar: transpirar
[17] más que: solamente, únicamente descansaron
[18] (el) prisionero: la persona que está en la cárcel, en prisión
[19] plasmar: aquí significa reflejar, dibujar

KOMMENTARE ANZEIGEN  

Hir 04-03-2016 10:15
In coche nuevo..!!
Disfrutalo..:)
Saludos.
Bernardo 02-03-2016 20:50
Hola Alicia,
En la canción de Mercedes Sosa: “Cambia . . . todo cambia” “Que yo cambie no es extraño” con esas palabras quiero solamente decir que es normal comprarse un coche y lo que piensen otras personas no es tan importante. Seguro que no hay mucha gente que te pregunte consejo si quería comprar algo que le guste (y lo necesite).
Alain 02-03-2016 19:00
Hola Alicia,
No puedo permitirme Criticarte sobre tu coche. Yo tengo 3
Un furgoneta que me sirve para las vacaciones cuando no
viajo en avión o en tren. Otro que pertenece ahora a mis dos hijos.
Estos dos funcionan con gasoil y contaminan. La última mejor para la planeta : un hybrid (motor súper y motor eléctrico).
La verdad es que contamínamos más cuando viajamos
en avión ¡ .Fíjate iremos a Australia en mayo !
¡ Compenso ! Voy todos los días trabajar en bici sabes.
Es un lujo, vivo a menos 2 kilómetros de mi trabajo, entonces regreso para almorzar en casa.
Sin embargo, entiendo utilizar el coche cuando el trayecto
dura la media del tiempo.
Pero mira, hay situación diferente : Lille París en TGV es
una hora. En coche es 3 horas si no hay atasco. Pero
no es el mismo precio.
Seguro que hay otros elementos en cuenta para elegir
el medio de transporte, claro el precio es uno.
Cuando la economía pese es difícil tener en cuenta
el asunto de la polución desgraciadamente
No utilizar el coche cuando hay menos de 3 o 4 kilómetros
a recorrer ya esta bien.
Un saludo Alicia..
Peter Hallwyl 02-03-2016 15:24
Coche nuevo: Claro, eres una española de pura cepa!
Te deseo mucho placer querida Alicia!
peter
Erwin Villiger 28-02-2016 19:51
Hola Alicia
Un buen coche azul. Un color que me gusto. La pregunta tener un coche o no es un pregunta individual y un decisión idividual. Tenemos un libertad decir si o no.
Las discusiónes ecológicas tenemos con todos medios de transporte. Hoy los coches no son limpios pero mucho mas limpio que hace 30 años. La pregunta más importante para mi es la crecimiento de poplación del mundo y el consumo de energia y agua. Tener un coche no es importatnte para esa pregunta mundial muy importatnte. Pienso que viajar p.e. de Zurich a Bern no es bueno en coche. Pero viajar en un valle dondé es complicado tomar el tren o el autobús es mejor tomar el coche. Te deseo muchas horas feliz con ti coche azul.
Muchos saludos Erwin